twitter
linke
face2
1 de agosto de 2014
Anuncios
LA HORA EUROPEA
Buscar

Las Electricas “engordan” el recibo de la luz en cinco mil millones de euros al año.

Tertulia de Europaensuma sobre el mercado tocado de la energía en Europa

Portada 1 (450x296)

En los últimos quince años, el precio de la luz en España se ha duplicado en términos reales, y además los consumidores españoles debemos a las compañías eléctricas cerca de treinta mil millones de euros. El oligopolio formado por las cinco grandes empresas multinacionales que dominan el sector condiciona las decisiones del gobierno y obliga a pagar a los ciudadanos un sobreprecio cercano a los cinco mil millones de euros al año. Las claves de una regulación claramente perjudicial para el conjunto de la población han sido desveladas por dos especialistas del sector –el economista Jorge Fabra y el ingeniero Juan Temboury- en la tertulia de noviembre de Europa en Suma.

Portada 2 (450x371)

La capacidad de presión de las compañías sobre el Gobierno es una constante, aseguran los ponentes, desde el año 97, y sus intereses económicos (y políticos) lastran de modo dramático el recibo de la luz y la independencia energética de España. El sistema de fijación de tarifas otorga a los productores de determinadas fuentes de energía, la nuclear y la hidroeléctrica, ingresos que llegan a multiplicar por diez sus costes reales; esos desmesurados beneficios explican en parte la paradoja de que los consumidores españoles soporten los precios más elevados de Europa, y los recibos crezcan sin parar incluso en medio de la crisis más profunda de la historia reciente.

Leer más...

 

La nueva 'normalidad': ¿crecimiento con millones de parados?

Artículo publicado originalmente en Huffingtonpost

paro2

Dicen los economistas que salir de la recesión significa romper la caída del PIB consecutiva durante al menos dos trimestres, y a eso andan agarrados como lapas algunos responsables políticos.

Arguyen, además, que el 0,1 % de crecimiento registrado en los últimos tres meses medidos viene acompañado de noticias positivas en las exportaciones o el crecimiento del número de turistas. Aunque olvidan, eso sí, que otros parámetros esenciales como la demanda interna siguen de capa caída o que continúa habiendo (más allá de las fluctuaciones de la última EPA) casi 6 millones de parados.

Pero la desmemoria selectiva referida a esas magnitudes no es la más grave. La más fastidiada se refiere a que muchos tienen en mente (porque todavía no lo verbalizan, ya tendrán tiempo para hacerlo) una salida de la recesión, primero, y de la crisis, después que nos lleve a otra normalidad (con cursiva) económica y social distinta a la que conocíamos.

Esa nueva normalidad sería la de un país en crecimiento que mantuviera una enorme cifra de paro de forma permanente. Es más, el crecimiento sería posible gracias a una cantidad de desempleados que se contaría por millones.

Gracias a ese paro, se conseguiría de la manera más simple y brutal alcanzar una competitividad en los costes de producción (con salarios y condiciones salariales a la baja) que nos permitiría exportar más sin necesidad de recuperar la demanda interna.

Por supuesto, los desempleados (cuyas prestaciones irían disminuyendo con el paso del tiempo) no serían siempre los mismos porque las modalidades de contratación y la facilidad para el despido terminarían provocando que un porcentaje cada vez mayor de trabajadores pasaran por las oficinas del paro periódicamente a la largo de su vida, como en una noria sin fin.

Un cada vez más lejano horizonte de jubilación (ahora hay quien ya habla de los 70 años) y un estado del bienestar cada vez más débil y progresivamente privatizado completarían la citada nueva normalidad a la que se verían condenados los países del sur de de la UE como España, pero que -nadie lo dude- terminaría extendiéndose como una mancha de aceite a otros estados ricos.

La pregunta se hace evidente: ¿es compatible esa nueva normalidad con el modelo social europeo que ha formado parte del pacto básico alcanzado en nuestros países en las últimas décadas? A mí no me caben dudas: NO.

Se me ocurre un segundo interrogante: ¿hasta qué punto la política de austeridad a palo seco impuesta por la derecha alemana al resto de la UE pervivirá en el Gobierno de gran coalición que empieza a negociarse en Berlín?

Mucho de lo que nos pase en el futuro está en manos del SPD alemán y de su capacidad para hacer entender a sus próximos futuros socios que el negocio más rentable no siempre es el que rinde beneficios a corto plazo, sino el que los asegura para siempre. La UE es de los segundos. La austeridad como un fin en sí mismo, de los primeros.

Porque ¿quién les asegura que la sociedad aceptará la nueva normalidad de algunos sin más?

 

El fantasma del Frente Nacional sobrevuela Francia

Artículo publicado originalmente en EuroXpress

 

Miércoles 2 de octubre. Troto junto al canal de Ourcq (noreste de París). Son las 12 en punto de la mañana y suenan las sirenas de alarma aérea. Desde la II Guerra Mundial, es habitual en Francia. Los primeros miércoles de mes suenan durante un minuto; se callan, y vuelven a sonar durante otro minuto. Deberían recordar a la gente el origen de la mayor tragedia histórica de los últimos siglos y cómo surgió el fascismo. Pero la mayoría no lo percibe siquiera como ruido callejero.

Una serie de la cadena pública France3 recrea la vida de los franceses bajo la ocupación nazi («Un village français»). Se basa en la idea de que «el 95% de los franceses no fue ni colaboracionista, ni resistente», según Emmanuel Daucé, productor. Se me ocurre que las personas que me rodean tampoco oyen, quizá no quieren escuchar las sirenas. Siguen adelante con sus rutinas particulares. A mí, sin embargo, se me ocurre que la alarma se puede relacionar también con el 70 aniversario de la liberación de Córcega, primer territorio francés liberado del yugo nazi. Fue en estas mismas fechas, hace 70 años, cuando el fascismo empezó –de verdad- a retroceder en toda Europa. Quizá la alarma suena también para recordarnos que lo que fue vencido, puede que no lo fuera para siempre. Y en la Francia actual, no faltan algunos síntomas inquietantes. Haré un cierto repaso para despistados.

Amenazas y emociones en las redes sociales

Julie del Papa, militante de izquierdas de Marsella, ha recibido cientos (sí, cientos o miles) de amenazas de violación y de muerte, con referencias a Auschwitz, por citar en su blog una manifestación anti FN. La lectura de esos tuits, racistas y virulentamente machistas, es escalofriante, por su violencia verbal extrema. Samuel Thomas, activista social y experto en el uso delincuencial de ese tipo de redes, ha detectado su origen: «Provienen de ciberactivistas antisemitas y neonazis que están activos en sitios conocidos que publican en francés».

En diversos lugares del país, varios atracos han terminado en disparos, a veces de auto-defensa, según la calificación legal. En Marsella, las muertes violentas por -o entre- delincuentes contribuyen a fomentar la inquietud. En esas aguas nada bien el FN. Su candidato allí para las próximas municipales, Stéphane Ravier, es hijo y nieto de comunistas (Journal du Dimanche, 8 de septiembre). Los atracos despiertan el debate sobre la seguridad, tema que ya aupó los porcentajes de Jean-Marie Le Pen en el pasado.

Entre los casos más mediáticos, el de un joyero de Niza, 67 años, que mató de un disparo por la espalda a uno de los dos jóvenes atracadores que huían después de robar apuntándole a la cabeza con un arma. El suceso tendría varios ángulos posibles, pero surgió uno nuevo, inesperado: en Facebook, más de millón y medio de ciudadanos declaró -a toda velocidad- su solidaridad con el autor de los disparos. Inquietante.

Leer más...

 

Alemania, siglo XXI. La banalidad del bien.

 

1

Viajo por una región o autonomía española, con pueblos cada varias decenas de kilómetros. Tiene la deuda per cápita más alta del  país, el paro más alto. El paisaje es la dehesa, ocre, aplastada por un sol inmisericorde. Los calores del verano han arrasado los abundantes pastos favorecidos por una primavera muy lluviosa. Ahora, las vacas buscan inútilmente los últimos restos.

Escucho en la radio del coche que hay elecciones en Alemania. Ah, ¡que interesante!, me digo. Parecen elecciones locales. Nuestra suerte depende de los que decidan ellos. Si dejan de ser arrogantes (quadratisch) y se convierten en solidarios, que lo son, habitualmente, pero con el tercer mundo.

En esta región, en las últimas décadas, muchas casas han sido reconstruidas a su regreso por los emigrantes que se fueron a Europa, muchos a Alemania. Los retornados quieren mostrar a sus vecinos su nuevo estatus. Las fachadas de falso Siena o verde-que-te-quiero-verde, los ladrillos con acabado piel-de-tigre, los absurdos tejados de pizarra modelo Alta Lorena y los halcones de escayola vigilando las puertas, han roto el viejo perfil armónico de casas encaladas.

En lo alto de uno de estos pueblos está la Basílica, la capital espiritual de la región. Entro en el templo. Suena el órgano, uno de los más importantes de Europa. Un concierto, me digo. No, dos técnicos hablan en alemán. Están afinando la maravilla, los graves, los agudos. Les pregunto cada cuanto afinan el órgano. Cada dos años, me responde el más joven, vengo desde Alemania para darle un repaso.

El viejo instrumento fue restaurado en varias etapas a finales del siglo pasado por una empresa alemana, una de las mejores, si no la mejor del mundo. La afamada casa Walcker, una referencia. En este caso, como en muchos otros, hay que acudir al gran vecino del norte.

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz1379964136_341568_1379964313_noticia_normal

Leer más...

 

¿Innovar? ¿Investigar? That`s the question.

Compartir las buenas prácticas para conseguir una Europa excelente.Un seminario de Europa en suma.

BUgrg7TCIAAvnk_

Hay que decirlo con sus términos exactos. La llamada Agenda de Lisboa de la Unión Europea del año 2000 intentaba situar a nuestra región a la cabeza del mundo en I+D+i por delante de los EEUU y Japón, pero concluyó con un rotundo fracaso. Y no solo por la crisis. Y la situación que vivimos hace 5 años lleva a numerosos países a recortar los fondos destinados a la investigación.

No se debe recortar en innovación en un momento como el actual, sino todo lo contrario, asegura José Marín Fernández, del Basque Ecodesign Center. Y hay que aprovechar las oportunidades actuales para sentar las bases del futuro, añade.

Eso sí, en esta época de recursos escasos, es necesario priorizar los objetivos, matiza Joaquín Serrano del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Europa es una gran potencia en investigación, pero no ha sabido conectar con el mercado como los EEUU, apunta Manuel Palazuelos del Centro de Investigación de la UE.

Los ti-zeolitos con hidroperóxidos orgánicos son productos que echarían para atrás a los espectadores de TV en horario de máxima audiencia. Pero son tremendamente importantes en lo económico y ecológico: han conseguido reducir a cero los enormes residuos generados por la producción de óxido de propileno, en un proceso innovador desarrollado por el Instituto Tecnológico de Valencia. Y no somos especialmente listos, subraya su director, Fernando Rey, sino grupos de especialista que abordan los problemas conjuntamente. Este es un ejemplo, hoy, para Europa: la colaboración.

Investigar, innovar; tal vez desarrollar. Simplemente, porque son las palancas del crecimiento, de la competitividad, en un mundo globalizado. Para conseguir mejorar la vida de los ciudadanos. Y compartir esas buenas prácticas, lo mejor que sepa hacer cada uno en un territorio común la Unión Europea, ¿quién ha resuelto qué y cómo?

Es lo que ha preguntado la asociación Europa en suma a al organizar un encuentro con expertos bajo el título La Europa excelente.

Leer más...

 

Galeria de Imagenes de la Jornada LA EUROPA EXCELENTE: Investigación en Innovación

Ir a la Galería completa

 
Más artículos...
Banner
Noticias de la asociación

© europaensuma 2009 - Todos los derechos reservados