twitter
linke
face2
20 de noviembre de 2014
Anuncios
LA HORA EUROPEA

Seminario:

“El futuro del Modelo Social Europeo”
Martes, 25 Noviembre a las 16 horas
C/Huertas,73
Madrid
.
Marcos Peña, Presidente del Consejo Económico y Social
.
Eugenio Nasarre, Presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo
.
Moderador
Juan Cuesta, periodista, Presidente de Europa en Suma
.
Ponentes introductores del debate:
.
José Eugenio Azpiroz,Presidente de la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados
.
Montserrat Mir, Secretaria Internacional de CC.OO.
.
José Manzanares, Secretaría Internacional de UGT
.
José Luis Fernández Santillán, Director del Gabinete de Estudio
.
Descargar programa 
Buscar

La Duda

Votar o no votar, he aquí la cuestión.

 Desktop_450x295

¿Qué es más digno para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna, taparse las narices después de decenas de promesas incumplidas y aceptar, como dice el gobierno, que estamos en la senda de la recuperación, o taparse también  las narices y votar en contra, aunque sean pocos los partidos que tengan discurso político, aparte de acusaciones puntuales de machismo, y que no han entrado en la senda de regeneración democrática, porque siguen teniendo imputados en sus cargos. O tomar, quizá, las armas (democráticas, eso sí) contra océanos de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas?

 

Ah, querida Ofelia, después de cinco años agotadores, muchos de los ciudadanos de Europa desearían mandar a toda  la clase política al fuego del infierno y al tormento, como dice esta semana The Economist. Pero eso no es posible.

 

¿Votar, dormir el día de las elecciones, votar en blanco o a alguno de los partidos pequeños que ahora “sí nos representan”, que en realidad aglutinan unas sopas increíbles de siglas, para que nos defiendan en esa Europa controlada por la pinza entre viejos conservadores( los de siempre) y los nuevos ( viejos socialdemócratas), en esa Europa que cuando nos bombeaba dinero era maravillosa pero que ahora tiene la culpa de todos nuestros males; o a los independentistas, que no hablan del desempleo, sino de integrase en esa Europa del malestar?

Leer más...

 

¿Diferentes? Sí, diferentes

Elecciones-europeas_EDIIMA20131105_0531_5_450x300

Sí, son unas elecciones diferentes por obra y gracia de la crisis. La estresante espiral de la deuda, la crisis bancaria y el disloque del déficit han colocado a buena parte de los países europeos en la sala de urgencias. Y de la noche a la mañana Europa está de manera transversal en los medios, en todos los medios y en todas las secciones. La UE es noticia destacada, si no la que más, en las secciones de Economía con las decisiones de la troika;  de Política, por los debates entre los líderes europeos sobre austeridad o crecimiento; de Sociedad, por las desigualdades sociales agigantadas con las medidas de recorte de gastos sociales…

Europa ya no es una mini sección dentro de un periódico o una crónica de ambiente del corresponsal en Bruselas, Europa se ha hecho visible, nos rodea. De un plumazo hemos aprendido dónde se toman las decisiones –para bien o para mal-, hemos constatado la soberanía que hemos cedido y ha pasado a mejor vida aquella anécdota de un dirigente político regional que aseguraba que, para sus conciudadanos, Europa había sido como un cajero automática dónde metías la tarjeta -el proyecto, la solicitud de ayuda- y te daba dinero. Ya no, Europa ya no es el tío rico de América o el calvo de la lotería.

Pero no es el único logro que anotar en el haber de la crisis. Esta vez Europa está en la calle, en el debate público. Europa y sus soluciones a la crisis, duramente criticadas por una amplia mayoría de la ciudadanía europea –datos de Eurobarómetro-. Gürtel y ERE aparte, el debate en la calle gira en torno a los recortes, a la brecha social, a las reducción de los salarios, a la ampliación de la edad de jubilación, a los copagos introducidos en cada vez más servicios sociales o sanitarios, a las nuevas oleadas de nuestros jóvenes convertidos en los emigrantes mejor preparados de la historia, a las terribles consecuencias de una política de austeridad a ultranza. Lo que en definitiva nos afecta. Y eso es Europa. Nosotros, nuestros gobernantes y Europa. Porque ahí estamos y ahí se toman las decisiones. No en vano el 70% del trabajo que desarrolla el Parlamento español es transposición de iniciativas comunitarias.

Leer más...

 

Francia: victoria imperfecta, derrota con matiz



Tras la segunda vuelta de las elecciones municipales, no es oro todo lo que reluce para los vencedores. Incluso para la victoriosa derecha de la Union pour un Mouvement Populaire(UMP), que tiene sus puntos negros. Y sabe que ha triunfado por deméritos del adversario, más que por ganas verdaderas de los electores. Tampoco el supuestamente «imparable» Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen impacta donde más deseaba.

El castigo a François Hollande es absolutamente cierto, pero las dos derechas perciben –sin duda- un regusto agridulce. Degustan también un porcentaje de amargura política. Y son conscientes de que una parte de los votos recibidos no están garantizados. Pueden no serles fieles a medio plazo, porque provienen del enfado contra el desempleo y de otros desgarros sociales. Ahí radica el principal fracaso de François Hollande.

La ira y el rechazo se reflejan –sobre todo- en la abstención (casi el 39%, mayormente de izquierdas). También mediante un voto ciudadano de colère (según una expresión muy repetida), que beneficia a la UMP. En menor medida, a las candidaturas Bleu Marine que apoyaba el FN. De modo que una vez establecido ese triple dictamen incontestable (victoria UMP, subida señalada del FN y desastre de los socialistas y de la izquierda), resulta más útil para el análisis hablar de los distintos fracasos de unos y otros.

Leer más...

 

Periodistas de Rusia y Ucrania “contra la agresiva retórica del odio”

Periodistas-en-Kiev-Ucrania-300x225

”Deben atenerse a la verdad“, dicen, en sus informaciones y en todo tipo de medios de comunicación. La Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación Europea de Periodistas (FEP) unen su voz a la de los colegas de Rusia, quienes piden el respeto de los estándares del periodismo ético en los medios de comunicación que informan -en todo el mundo- de la crisis de Ucrania.Periodistas en Kiev Ucrania.

Este llamamiento tiene lugar cuando la FIP y la FEP, así como el Sindicato de Periodistas de Rusia (SPR), han expresado su preocupación por la continua escalada de una retórica altamente agresiva -e infiltrada por el odio- por parte de muchos medios de comunicación de Rusia y de otros países del mundo, en torno a todo lo que sucede en Ucrania. Según el SPR, algunos medios no cumplen con su cometido ni con sus deberes éticos hacia la opinión pública, sino que fomentan las diferencias y los desacuerdos de manera que contradice los códigos profesionales y éticos del periodismo. 

Leer más...

 

De algunas propagandas al uso sobre Ucrania y Crimea

Mapa_de_Ucrania

El derecho internacional no siempre funciona con la misma lógica que las lógicas paralelas de la historia o la geografía. Rusia ya ha recuperado la soberanía de Crimea. Para Moscú, ahora se trata de ver cómo consolida jurídicamente lo que ya fue antes, mucho tiempo, totalmente suyo. Pero, ¿hay otra perspectiva al otro lado de su limes occidental?

Hay que decir que la historia –aunque ayuda bastante- no puede servir para explicar del todo el derecho internacional, que debe estar destinado siempre a evitar conflictos, no a fomentarlos en el momento presente, ni a justificarlos en el futuro. Putin, sí, desde luego, debería asumir que el derecho también es importante; sus antagonistas occidentales o los de Kiev, también.

No importa que esos soldados embozados no lleven insignias: todos sabemos a quién responden, quién los ha formado y armado. La guerra fría sólo se templó durante una temporada; ahora hay que evitar averiguar cómo se instala (y en qué línea precisa) el nuevo telón de acero. Una forma de hacerlo es hablando bajito sin parar: comportándose como si aún fuera posible el diálogo Moscú-Kiev-Crimea-Berlín-Varsovia-Bruselas-París. Ah, y Londres-Washington, que dudan siempre si deben estar más o menos cerca del conflicto allá en la península de las batallas del XIX.

Hablar de «invasión» con el despliegue naval y militar ruso previamente existente, es inapropiado. Las tropas rusas están allí desde el siglo XVIII. Otra cosa es en función de qué acuerdo, conflicto o norma están –o si deben o no estar- desplegadas en Crimea.

Leer más...

 

La crisis de Ucrania y las imágenes del pasado

Articulo publicado originalmente en Periodismo Global, la otra mirada.

ukrania


¿Desembocará la crisis de Ucrania en una guerra? Las imágenes del pasado

La historiografía nos enseña a mirar al pasado y sacar consecuencias para el presente. Sin una revisión histórica es imposible entender los grandes conflictos actuales. Hay también una tendencia a analizar miméticamente las crisis de hoy conforme a los esquemas de otros grandes momentos históricos.  Marx (18 de Brumario) ya nos dijo que la Historia se repite, primero como drama, luego como farsa.

No existen dos situaciones iguales, ni los actores ni los contextos son nunca idénticos, de modo que no cabe una interpretación determinista del devenir histórico en función de los modelos del pasado. Pero las grandes crisis y su resolución pesan en la conducta de los mandatarios protagonistas y sus asesores; en aquellos como imágenes (a menudo compartidas con sus pueblos), en estos como esquemas estratégicos para repetir o evitar.

 

La imagen de la I Guerra Mundial

En Ucrania, como es frecuente en conflictos internos o internacionales, se llega a una situación en la que aparentemente no hay más salida que la guerra, que nadie quiere, por la incompetencia y la falta del sentido de la realidad de sus principales protagonistas.

La revolución naranja no fue más que un cambio de élite corrupta por otra y las elecciones (limpias) que llevaron a Yanukovich al poder no eran más que un paso más en la misma dinámica. Todo hubiera seguido igual sin el factor europeo.

La Unión Europea ofreció a Ucrania un acuerdo de cooperación como si fuera territorio económica situada en la luna. Un acuerdo que hubiera significado la entrada masiva de productos europeos y la ruina para la industria pesada de las regiones del este.  Y todo sin ningún horizonte de adhesión. Pero Ucrania no está en la luna. Mantiene unos estrechísimos vínculos económicos, políticos y culturales con Rusia.

Putin no podía aceptar la colonización económica de Ucrania. No tenía más que mostrar el palo y la zanahoria del gas y los créditos para hacer a Yanukovich una de esas ofertas que no se pueden rechazar. Yanukovich hizo las cosas como las hacen los autócratas: de buenas a primeras, sin debate ni preparación de la opinión pública cambió de carta estratégica. Las protestas populares se convirtieron en una insurrección armada, liderada por la ultraderecha nacionalista y xenófoba (Svoboda, Sector de Derechas), con una menor presencia de grupos anarquistas.

La toma del control de Crimea por parte de Rusia puede ser el equivalente al asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, que desencadenó la serie de movilizaciones que irremediablemente llevaron a la guerra en aquel verano de 1914. Funcionaron entonces automáticamente las alianzas entre las distintas potencias. Los estados mayores pensaban en una campaña limitada, como las guerras del XIX, pero se convirtió en un conflicto global.

Leer más...

 
Más artículos...
Banner
Noticias de la asociación

© europaensuma 2009 - Todos los derechos reservados