La información europea como asunto doméstico

logoasoc-02En la mayoría de los debates que reorganizan en torno a la problemática de la construcción europea, se evidencia como una laguna para que los ciudadanos asuman como suyas las decisiones de Bruselas, la distancia informativa entre la burocracia de la UE y los destinatarios de sus resoluciones, salvo en el caso concreto de sectores directamente afectados o interesados por un recorte o aumento de las subvenciones o de posibilidades de apertura o cierre de mercados.

De ahí que, como siempre, el papel e la información y de los medios que la transmiten, jueguen un papel tan importante a la hora de dotar de contenido a la labor de construcción de una entidad política y económica compleja, forjada en la adhesión y no en la conquista, con estructuras, historias y lenguas diferentes, lo que dificulta, aunque enriquezca, la toma de decisiones.

¿Sería posible intentar un pacto entre los medios informativos que se reclaman europeístas para insertar, en una única sección, todas las noticias relacionadas con Europa, incluidas las del propio país?

La idea sería, grosso modo, incluir en el apartado de Nacional todas las noticias relacionadas con el ámbito de la Unión Europea. Aunque, seguramente, dado el auge de las tendencias centrífugas y de fomento de los particularismos que estamos observando, surgirían voces defendiendo “la Europa de los pueblos” o “la Europa de las regiones” para oponerse al concepto de Nacional, tan establecido en los medios y que define perfectamente el área de interés.

Luego, desde mi punto de vista, si hubiera un consenso en el tema de fondo que se propone, todo se reduciría a encontrar una denominación de apertura de la sección correspondiente: Noticias de Europa, Europa (a secas), Nuestra Europa, etc. y se dejaría el término Internacional para el resto de informaciones. Un modo, entiendo, elemental de hacer visible a los lectores y oyentes del entorno en que nos movemos y ayudar al establecimiento de la ciudadanía europea plena.

TOP