Al Día de Europa le falta la Noche

 

Noche de Europa, Derecho al Cielo

 

 

Gobernanza responsable para cuidar y promocionar, con claridad, nuestros cielos oscuros

 

casado copia

 

 

La Unión Europea desperdicia cada año miles de millones de euros en “iluminar” el cielo y apagar las estrellas ¡Extravagante, sí! De no ser por el grave daño que causa, semejante estupidez movería a la risa. Con esta inversión, los socios de la UE contribuyen a la contaminación lumínica -España encabeza el consumo de alumbrado público por habitante-. A  falta de un mayor esfuerzo investigador, ya sabemos que el exceso de luz artificial afecta a los procesos físicos y químicos de la Tierra, compromete la salud de cientos de especies, incluida la nuestra, altera el proceso de reproducción de un sinfín animales o desajusta los relojes biológicos, entre otras calamidades.

El fulgor innecesario nos quita el sueño, crea un problema medioambiental grave y cierra la ventana desde la que los científicos se asoman al Universo. Europa debe cuidar las noches limpias para que la íntima y remota relación entre el progreso y la observación del cielo continúe.

 

¿Por qué la Noche de Europa?

 

Porque al Día de Europa, #EuropeDay!, precede la Noche, claro. Cada 9 de mayo celebramos, desde 1985, la paz y la unidad del continente; hasta ahora, nos habíamos olvidado de la noche, unas cuantas horas de las 24 que tarda la Tierra en dar una vuelta completa sobre su eje. Europa necesita la noche más de lo que cree: juega en la ambiciosa carrera por la neutralidad climática. Tenemos poco tiempo para recuperar la oscuridad natural nocturna. Si conformamos voluntades, como ya lo hicimos en situaciones de emergencia -esta vez es climática- la Noche de Europa nos ayudará a poner la luz artificial al servicio del clima.

La paz no es todo, sin la paz no hay nada

la pazTratar de investigar las causas, de ningún modo supone justificar los efectos, y menos aun, a quién los genera. Cuando los sentimientos ante la tragedia dominan el escenario, apenas queda lugar para preguntar, ¿cómo hemos podido llegar a esta dramática situación? ¿Se podría haber evitado, o al menos intentado? La guerra fría (al principio de los 60 yo vivía en la RFA, primera línea de frente entre los bloques sistémicos, estos sí lo fueron), al amparo de unos acuerdos de seguridad compartida, reducía drásticamente las posibilidades de una confrontación nuclear consciente, excepto por causas accidentales, que sí las hubo, pero se superaron sin darles publicidad. Lógico.

El vértigo causado por la instalación de misiles soviéticos en Cuba, 1962, constituyó el paradigma que puso ante los ojos de mundo la locura de la “destrucción mutua asegurada” (MAD), “quien primero aprieta el botón, muere en segundo lugar”. Recordemos: Kruschev retorna los misiles a casa; Kennedy promete que no invadirá Cuba (tras el fracaso de la playa Girón un año antes), además de retirar los misiles de Turquía en el flanco sur de la URSS, sin documentos escritos de por medio, y sin hacerlo público a petición de Kennedy.

Elementos para la paz en Ucrania

artilleriaPublicado originalmente en Periodismo Global, la otra mirada.

Al cabo de más de dos meses de la invasión de Rusia a Ucrania no hay perspectivas de paz. Por el contrario, Rusia parece dispuesta a anexionar la Transnistria y desestabilizar Moldavia.

Ninguno de los intentos negociadores ha dado fruto, ni parece que las partes hayan apostado por un acuerdo diplomático.

Seguir leyendo en Periodismo Global, la otra mirada

Una buena noticia para los jóvenes sobre el futuro de Europa: se convoca la convención europea

unión europea detailTengo la impresión de que las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de Europa van a tener una gran relevancia, ya que se van a realizar propuestas concretas e, incluso, de reforma de los tratados en cada uno de los nueve grupos de trabajo. En este caso se garantiza, al menos, una reforma de los Tratados de la Unión Europea por el mecanismo simplificado para dar respuesta a las demandas de los ciudadanos, sociedad civil e instituciones nacionales y europeas. Además, parece probable que se dé paso a la convocatoria de la Tercera Convención Europea que llevaría a una reforma en profundidad de los tratados. Lo importante es que se inicien las reformas con la mayor brevedad posible, con el objetivo de que se encuentren en vigor antes del inicio de la X Legislatura en 2024. A ello hay que añadir el informe de iniciativa del Parlamento Europeo sobre la petición de convocatoria de la Convención Europea en aplicación del artículo 48.3 del Tratado de la Unión Europea, la cual debe ser, posteriormente, adoptada por el Consejo Europeo por mayoría simple.

TOP