El plan de recuperación: un paso importante en la solidaridad federal

Falta la reforma de los Tratados que exige su aplicació.

europa fiscalidad ugtDurante los últimos seis meses desde estas líneas hemos venido defendiendo que, en la Unión Europea a través de sus instituciones, después de tres semanas de desconcierto, en febrero y marzo, se estaban dando pasos decisivos en la profundización del proyecto federal europeo, como consecuencia de la lucha contra el coronavirus.

Primero fue la Comunicación de la Comisión Europea del 13 de marzo, después vino la decisión de Banco Central Europeo del 18 de marzo y acto seguido llegaron un conjunto de medidas del Eurogrupo, del Consejo, y especialmente las tres del Parlamento Europeo del 17 de abril, 15 de mayo y 18 de junio. Las dos primeras sobre el plan de recuperación y la tercera en torno a la Conferencia sobre el Futuro de Europa. La relevancia de las resoluciones del Parlamento Europeo estriban en que se aprueban por las tres o cuatro principales fuerzas políticas de la eurocámara: populares, socialistas, liberales e incluso los verdes y algunos no inscritos que representan más del 60% del Parlamento y, por tanto, la legitimidad de la soberanía ciudadana europea, que pidieron y apoyaron un plan de recuperación presentado por la Comisión Europea y respaldado por el Marco Financiero Plurianual 2021-27, es decir, por el presupuesto comunitario, que prácticamente lo doblaba.

El cambio se hará esperar en una Polonia fracturada

Artículo publicado originalmente en Atalayar.com

La ajustadísima victoria del actual presidente de Polonia, Andrzej Duda, frente al alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, es un revés para quienes aspiraban a reponer plenamente sobre los raíles europeos a un país al que Bruselas ha abierto hasta cuatro expedientes por considerar que sus reformas ponían en peligro el estado de derecho. Respaldado por el gobernante Partido Ley y Justicia (PiS), Andrzej Duda es el ejecutivo cabal de los programas diseñados por Jaroslaw Kaczynski, considerados el arquetipo del integrismo: una Justicia tutelada por el Ejecutivo; una abominación de los derechos de la comunidad LGTB; una férrea oposición a las cuotas de admisión comunitaria de inmigrantes y refugiados, y una visión bastante laxa respecto de los equilibrios medioambientales. Todo ello aderezado, además, con un sistema de pensiones blindado y de subvenciones y ventajas a la población más envejecida. 

Y después de Putin, más Putin

Publicado originalmente en Atalayar.com

Si Dios le concede una larga vida, Vladimir Vladimirovich Putin estará al frente de los destinos de Rusia al menos hasta 2036, sobrepasando incluso las tres décadas del “padrecito” Stalin. Su rotunda victoria en el largo referéndum de siete días para aprobar las 206 enmiendas constitucionales le conceden la legitimidad que buscaba, una vez que Duma y Tribunal Constitucional ya le habían dado su visto bueno.

El antiguo coronel del Comité de la Seguridad del Estado, el temible KGB, le tiene bien tomada la medida al pueblo ruso. Su deriva conservadora y nacionalista ha devuelto el orgullo perdido a una nación que se creyó hiperpotencia, en pie de igualdad con Estados Unidos durante la Guerra Fría, pero que se sintió miserable y humillada cuando el derrumbamiento del Muro de Berlín (1989) y de todo el sistema comunista dejó al descubierto la triste realidad del otrora denominado “paraíso socialista”. 

El momento hamiltoniano de la Unión Europea

Atalayar Reunión Consejo EuropeoDesde la gravísima crisis financiera de 2008 han proliferado los augures de la desaparición de la Unión Europea. Ciertamente, los momentos críticos la han puesto a prueba y quienes apostaban por la implosión jugaban con bastantes posibilidades de acertar. El desgarro de la crisis migratoria y los jirones de energía malgastados en el brexit, han testado la solidez del proyecto más grandioso de unificación y cesión voluntaria de soberanía de la historia. Ahora, la pandemia del coronavirus ha provocado un nuevo movimiento sísmico, que aún amenaza los cimientos mismos de la UE. 

TOP