BLOGS Por qué la extrema derecha europea apoya al separatismo catalán

Publicado originalmente en www.huffingtonpost.es

extrema derecha eu y separatismo

Hace unos días el secretario de Estado de inmigración belga, Theo Francken, anunció que Bélgica podía dar asilo político a Puigdemont. Inmediatamente fue desautorizado por el primer ministro belga, Charles Michel. Francken es uno de los dirigentes del partido independentista flamenco N-VA (Alianza Neo-Flamenca) que forma en coalición parte del Gobierno belga. El N-VA apoya el movimiento secesionista catalán y Francken, hasta llegar al Gobierno, era un fijo de las Diadas.

Desde que llegaron al poder, los politólogos belgas discuten si el N-VA es un partido de extrema derecha o no. Casi todos se inclinan por definirlo, dado su programa, como un partido de derecha dura más que de extrema derecha aunque, Manuel Abramowicz, uno de los históricos estudiosos del neonazismo y la extrema derecha belga, mantiene que "en el seno del partido hay una corriente de extrema derecha que avanza de manera encubierta" (La Libre Bélgique, 23-9-2015).

 

Theo Francken, secretario de inmigración belga, y Nigel Farage, líder del UKIP.

La sombra de Lutero sigue partiendo a Europa . El norte mira con superioridad moral al sur

LuteroLutero provocó el mayor cisma en el seno de la Cristiandad. Sus tesis sirvieron de base para la instauración del capitalismo, así como para la exacerbación del nacionalismo germánico. Medio milenio después, la Europa del norte mira a los países del sur del continente con superioridad moral y Alemania ejerce un incuestionado liderazgo sobre la Unión Europea. 

Alemania está celebrando como nunca los 500 años de las famosas 95 tesis de Lutero, clavadas supuestamente en las puertas de la iglesia de Wittenberg. Era la noche de Difuntos de 1517 y la fecha ha quedado ya consagrada como el inicio del mayor cisma en el seno de la Cristiandad, principio asimismo de dos siglos de luchas que desangraron y dividieron a Europa, y que abrieron una profunda brecha política norte-sur que perdura hasta nuestros días.

No se puede (ni se debe) intervenir TV3

Publicado originalmente en Periodismo Global, la otra mirada.

tv3 k71e 620x349abcLa aplicación del art. 155 de la CE para intervenir la autonomía de Cataluña es un fracaso colectivo del que España tardará muchos años en recuperarse. Se sabe como se entra (a veces me parece que ni siquiera eso), pero no se sabe como se sale.

Entre las medidas anunciadas, la posible intervención de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales  (CCMA) ha generado una condena casi generalizada entre periodistas y organizaciones sindicales de Cataluña y el resto de España.

El argumento más repetido es que sería como poner a la zorra a cuidar el gallinero: el gobierno Rajoy ha hecho un uso partidista de RTVE, como acreditan las reiteradas y documentadas denuncias de los consejos de Informativo de la Corporación. Pero prácticamente nadie ha recurrido a argumentos jurídico, que en este caso son esenciales.

Independentismo es egoísmo. Una visión europea

independentismo y egoismoLo he dicho aquí alguna vez pero creo que hay que repetirlo. Los medios europeos, alemanes y británicos, también los norteamericanos, han comprado las tesis del independentismo catalán vía emoción. Tienen una narrativa potente. El gobierno de Madrid carece de ella.

Vende mucho la imagen de los pobres jóvenes, con la boca tapada con esparadrapo, que aunque llenan las calles, no tienen libertad de expresión, de las banderas, de los rostros cargados de esperanza en un futuro pleno de una libertad y una justicia social nunca vistas, ni siquiera en Londres o en Berlín. Las utopías son hermosas.

Pero en los días-valle, cuando no pasa nada cuando no hay fotos, marchas, acciones y represiones, aparecen los artículos reflexivos sobre la situación. Se empieza a tener en cuenta la razón, la reflexión, sobre la emoción fugaz.

Para decir esto me apoyo en un artículo publicado en uno de los dos grandes semanarios alemanes, Die Zeit (el otro es Der Spiegel) una publicación ligada a la gran tradición socialdemócrata, la de Helmut Schmidt, hoy abierta a un público joven, pero que se lee con atención en la mesas del poder político y económico.

Bajo del título “Rituales de sacrifico”, el historiador Herfried Münkler, profesor de Historia política en la Universidad Humboldt de Berlín, reconoce que no es fácil retirar a los catalanes y otros pueblos de Europa el derecho a la independencia.

TOP