¿El federalismo europeo? Bien, gracias.

La tertulia de Europa en suma sobre el estado actual del federalismo en la Unión, con el Catedrático de Relaciones Internacionales y ex decano de Políticas de la Complutense, Patxi Aldecoa.

DSC 4489

Antes que nada, first of all, como dicen los anglosajones, hay que advertir que Patxi Aldecoa, muy activo en Europa en suma, es, no sólo un ferviente europeísta, sino que, además, es muy optimista.

Hay que subrayar, indica el catedrático, que la desafección hacia Europa, hacia el proceso de integración europeo, es menor que la que hay, por ejemplo en España, hacia las instituciones, por no hablar de lo que sucede en numerosos países de la Unión: Reino Unido, Holanda o Austria. En parte, reconoce, eso se debe a una serie de medidas innecesarias para atajar la crisis.

En realidad, insiste, el proyecto federal está en fase muy avanzada, pocos podíamos pensar hace décadas que estuviéramos en este punto.

Pensábamos, añade, que la defensa del territorio y de las fronteras iba a ser siempre competencia de los Estados y eso está desapareciendo. Estamos hablando de pasos enormes en la estrategia de política exterior y de seguridad común. Tenemos una diplomacia europea, común. Italia y Francia ya han cerrado decenas de embajadas, que han pasado a la Unión.

En España, comenta, quizá nos invade un cierto europesimismo, pero en Europa la sensación es de avance; en términos académicos nadie duda que somos una Federación. En realidad, subraya, todos los grandes Estados del mundo son federales, si exceptuamos China o Francia, y Europa no debería ser menos.

Hay que recordar, dice, que el espíritu fundacional de Europa en los años 50 del siglo pasado, la era Schuman, hablaba sobre todo de desarrollo económico, y a partir de Maastricht, 1991, se da prioridad a la política. A partir de aquí se habla de una Unión de Estados y de ciudadanos, a pesar del fracaso de la Convención.

Pero es a partir de la cumbre de Lisboa, recuerda, cuando se recupera la idea del federalismo intergubernamental: los ciudadanos estarán representados en el Parlamento Europeo y los Estados, en el Consejo.

Se ha conseguido, señala, que el presidente de la Comisión sea elegido en función de los resultados electorales. Se acabó con aquello de los líderes que no tenían el respaldo de la Cámara. (Habría que decir aquí: y que luego se vayan a Goldman Sachs, si no es que ya venían designados antes por ese grupo de incierta fama…)UE munecos unidos

En las últimas elecciones al P.E., comenta Aldecoa, cierto es que los populismos, Le Pen o UKIP, consiguieron buenos resultados, pero estos grupos antieuropeístas, que hacen mucho ruido, tienen poco peso específico en el Parlamento Europeo, suponen apenas el 10%.

Para seguir avanzando, subraya, hay que modificar los Tratados, de manera que no sea necesaria la unanimidad.

¿Que cómo puede afectar el Brexit a todo esto? Pues nos puede beneficiar, reconoce, al quedar fuera el Reino Unido, que se oponía a más integración. Todo lo que vetaba Londres, ahora puede salir adelante.

Se queja Aldecoa de que las buenas noticias, por ejemplo el plan África para ayudar económicamente al vecino continente, apenas salen en los medios. Por no hablar del plan Juncker de inversiones.

Y no acepto, comenta, que me digan que soy optimista. El que opine lo contrario, que aporte argumentos.

 lagrietaonline federalism foto2 1brexit 480x270

TOP